¿Cómo se pueden distinguir los pecados graves (pecados mortales) de los menos graves (pecados veniales)?



 

El pecado grave destruye en el corazón del hombre la fuerza divina del amor, sin la que no puede existir la felicidad eterna. Por ello se llama pecado mortal. El pecado grave aparta de Dios, mientras que los pecados veniales sólo enturbian la relación con él.  [1852-1861, 1874]

 

Un pecado mortal corta la relación de un hombre con Dios. Tal pecado tiene como condición previa que se refiera a una materia grave y que sea cometido con pleno conocimiento y consentimiento deliberado. Son pecados veniales los referidos a materias leves, o los pecados que se dan sin pleno conocimiento  de su trascendencia  o sin consentimiento deliberado. Estos últimos pecados afectan a la relación con Dios, pero no rompen con él.

email

Palabra del Día

Conoce tu Iglesia

Noticias Externas

Ver Más »

Patrono de nuestra comunidad

Palabras Clave Entrantes