¿Cómo se llega a ser prudente?



 

Se llega a ser prudente aprendiendo a distinguir lo esencial de lo accidental, a ponerse las metas adecuadas y a elegir los mejores medios para alcanzarlas.  [1806, 1835]

 

La virtud de la prudencia regula todas las demás. Porque la prudencia es la capacidad de reconocer lo justo. Quien quiera vivir bien, debe saber qué es el <<bien>> y reconocer su valor. Como el comerciante en el Evangelio: <<al encontrar una perla de gran valor se va a vender todo lo que tiene y a compra>> (Mt 13,46). Sólo el hombre que es prudente puede aplicar la justicia, la fortaleza y la templanza para hacer el bien.

email

Palabra del Día

  • Primera Lectura Is 50,4-7: No oculté el rostro a insultos; y sé que no quedaré avergonzado
  • Segunda Lectura Flp 2,6-11: Se rebajó a sí mismo; por eso Dios lo levantó sobre todo
  • Salmo Salmo responsorial 21: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
  • Semana del 13 al 19 Abril de 2014 – Ciclo A Domingo de Ramos, ciclo A

  • Evangelio Mt 26,14?27,66: Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, según san Mateo
  • Leer »

Conoce tu Iglesia

Noticias Externas

Ver Más »

Patrono de nuestra comunidad

Palabras Clave Entrantes